La nueva maravilla del mundo

by Lewis Carroll (Charles Lutwidge Dodgson), wet collodion glass plate negative, spring 1860
by Lewis Carroll (Charles Lutwidge Dodgson), wet collodion glass plate negative, spring 1860

 Brassaï se responde ante la fascinación que sentía Lewis Carrol por las Alice en sus fotografías

Carroll nunca amó —aunque él así lo creyera sinceramente— a una u otra niña, sino, a través de ella, a un cierto estado fugitivo, transitorio, este breve instante del alba que despunta entre el día y la noche. Todas sus amigas-niñas no eran más que las médiums, las reveladoras de este estado y, gracias a ellas, el poeta conservaba el espíritu de la infancia. El reverendo Charles Lutwidge tuvo que luchar constantemente, desesperadamente, toda su vida, contra la irremediable marea del crecimiento que se las arrebataba una tras otra. Cada una de ellas no podía asumir su tarea más que durante un corto periodo, en tanto que en su cuerpo de niña nada revelaba todavía a la mujer. En cuanto sus sentidos se despertaban, sus senos crecían, era el fin, y el honorable Clergyman se veía condenado a reemprender la caza…

Extracto

Captura de pantalla 2015-07-28 a la(s) 22.25.09

Anuncios

Acerca de lauralalis

www.behance.net/lauralalis Fotógrafa. Escritora. Productora. @lauralalis @laura_martinez_photography

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: